Para muchos es desconocido que el aguacate hass o “aguacate californiano”, es un fruto que se puede considerar originario de las tierras centroamericanas donde las civilizaciones precolombinas lo cultivaban desde la región de México hasta Guatemala. Y es precisamente en California en el año 1935, donde se produce esta variedad originaría de Guatemala, como producto de un híbrido de otras especies de aguacate.

El aguacate Hass es una de las variedades más cultivadas a nivel mundial, es un fruto de textura cremosa y de sabor increíble, con grandes beneficios para la salud por ser rico en sales minerales, fibra, vitaminas y no contener colesterol.

En la gastronomía guatemalteca, el aguacate es un alimento muy común y altamente valorado, y se utiliza mucho para la elaboración de platos sencillos y exóticos. Las condiciones de los suelos, la altitud y las características del clima en Guatemala, los hacen ideales para su cultivo.

El aguacate es muy utilizado para la elaboración de platos a base de mariscos, salsas, guacamoles y ensaladas frescas. Asimismo, para los guatemaltecos es parte del tradicional desayuno chapín, donde los frijoles, los huevos revueltos y las tortillas no sabrán tan ricos sino se acompañan de unas hermosas y suculentas rodajas de aguacate. Y si su imaginación no tiene límites y le encanta probar nuevos desafíos, hasta lo podrá experimentar en un cremoso helado.

Existen muchas formas de disfrutar de este exquisito alimento, en la gastronomía guatemalteca sin duda han sabido aprovechar sus bondades y crear deliciosos platos que llevan ese toque mágico de este singular oro verde.