Las enchiladas son tradicionalmente hechas con una tostada de maíz, pero está versión sana estará hecha con fécula de patata con bajo contenido calórico y súper ligera, estas pueden ser compradas o también se puede optar por una versión de tortillas en el supermercado que sean libres de gluten. 

En un sartén se sofríen a fuego lento los siguientes elementos en trozos pequeños; zanahoria, apio, maíz en granos, media cebolla y pimiento dulce, una vez esto esté blando se le agregan el resto de los elementos como condimentos al gusto y sal. La carne de res, de preferencia molida, se prepara aparte al vapor, sazonado al gusto y añadiendo tomillo y unas hojas de laurel; la carne se mezcla con los vegetales previamente sofritos y se reservan para armar luego. 

En una olla se colocan a hervir un par de remolachas y 2 huevos, una vez blandos se retiran del fuego y se les quita la cáscara para ser picados ambos en rodajas. El repollo en la receta original también se pone a hervir, pero este será el toque que le dará más “crunch” al plato por lo que, solamente se pone a remojar en agua con vinagre y se lava bien para luego picar en julianas. Hecho esto se arman las enchiladas, iniciando por las tostadas libres de gluten, luego los vegetales y la carne y por último la remolacha y las rodajas de huevo, todo esto coronado con el repollo en tiras y si se desea, una cucharada de yogurt griego y a disfrutar. ¿Lo mejor? Una porción de enchiladas solo contiene 150 gr de kcal, rico, nutritivo y saludable.