Caldo de res guatemalteco

En la temporada de frió, este es el platillo que no falta en los hogares guatemaltecos. Es muy nutritivo, es una amalgama de carne, verduras y legumbres con un sabor exquisito. Buen provecho!

Sopas
6 Porciones

Es una receta tradicional de la gastronomía del país, que se ha transmitido de generación en generación en las familias. Esta deliciosa sopa se prepara con carne de res, verduras y hierbas, y es uno de los platos más populares en Guatemala, especialmente en las regiones rurales. El caldo de res guatemalteco es una comida completa y satisfactoria, que se consume durante todo el año, pero especialmente en los días fríos y lluviosos. La receta varía de acuerdo con la región del país, pero en general, se utiliza carne de res de calidad y se combinan verduras frescas como zanahoria, chayote, ejote, elote, entre otras. Además, se le agregan hierbas aromáticas como cilantro, hierbabuena y culantro, que le dan un sabor distintivo y exquisito.

El caldo de res guatemalteco es un plato versátil que se adapta a diferentes gustos y preferencias. Algunas personas lo prefieren más picante, por lo que añaden chile guaque, mientras que otras lo prefieren más suave. La preparación de esta receta es un proceso relativamente simple, pero requiere tiempo y paciencia para que la carne se ablande y los sabores se fusionen. Es una comida reconfortante que evoca la nostalgia de los hogares y las familias, y se disfruta en compañía de amigos y seres queridos. Sin duda, es una de las joyas culinarias de Guatemala, que merece ser conocida y disfrutada por los amantes de la buena comida y de la cultura gastronómica.

Historia del caldo de res

Es un plato que se remonta a la época precolombina, cuando los mayas cultivaban maíz, frijoles y otras verduras, y criaban animales como el ganado vacuno. Los mayas utilizaban hierbas y especias para dar sabor a sus comidas, y esta tradición culinaria se ha mantenido en la cultura hasta nuestros días. Con la llegada de los españoles, la gastronomía se enriqueció con nuevos ingredientes y técnicas de cocina, y el caldo de res se convirtió en un plato popular en todo el país.

A lo largo de la historia de Guatemala, este plato ha unido a las familias y las comunidades. Durante la época colonial, esta sopa se servía en las mesas de las familias criollas, y era una muestra de su riqueza y estatus social. Sin embargo, también era un plato que se compartía con los trabajadores y los más necesitados, y se convirtió en un símbolo de solidaridad y comunidad. Hoy en día, el caldo de res sigue siendo un plato que se comparte con los demás, y se prepara en grandes cantidades para fiestas y celebraciones.

Además de su importancia cultural y social, esta receta también tiene algunas anécdotas interesantes. En la década de 1970, el entonces presidente de Guatemala, Carlos Arana Osorio, organizó una competencia para elegir el mejor caldo de res del país. La competencia fue un gran éxito, y se convirtió en un evento anual que se celebra hasta el día de hoy. Además, en algunas regiones del país, se cree que tiene propiedades curativas y se utiliza para tratar enfermedades como el resfriado y la gripe. En definitiva, esta receta es más que un simple plato de comida, es un símbolo de la identidad y la tradición culinaria de los guatemaltecos.

Consejos de preparación

Para elaborar este delicioso caldo en casa, es importante elegir una carne de res de buena calidad y preferiblemente con hueso, ya que esto le dará más sabor y consistencia. Puedes agregar las verduras que más te gusten, pero asegúrate de cortarlas en trozos medianos y uniformes para que se cocinen de manera pareja. También es recomendable usar hierbas frescas como cilantro, hierbabuena y culantro, y ajustar la cantidad de chile según tu preferencia de picante. Para ahorrar tiempo, puedes utilizar una olla de presión para ablandar la carne más rápido, pero si tienes tiempo, cocinar el caldo a fuego lento por varias horas le dará un sabor más intenso y una textura más suave.

Ingredientes

1 libra de Posta, o costilla

120 gramos de Hueso para cocido sin carne

2 Güisquiles o peruleros cortados en cuatro

4 Papas medianas cortadas

3 Zanahorias medianas, en pedazos grandes

2 Nabos con hojas, en dos o cuatro pedazos

½ Repollo mediano cortado en varias piezas

2 Elotes medianos cortados en cuatro

Ejotes tiernos, amarrados en tres o cuatro piezas

4 Güicoyitos tiernos cortados en cuatro partes

1 Cebolla

3 Tomates

Ajo

1 pizca de Sal

½ Pimiento en pedacitos

Ramitas de cilantro

Preparación

Paso 1 : En una olla de presión con suficiente agua pon a cocinar la carne con el hueso y unas hojas de laurel y sal

Paso 2 : Una vez cocida la carne, la cortas en pedazos pequeños

Paso 3 : En otra olla fríes  en aceite la cebolla, tomate y ajo

Paso 4 : Agregas las habas, el elote y las demás verduras al agua donde se coció la carne,  si es necesario añades un poco más de agua

Paso 5 : Sazonas con sal al gusto, y dejas hervir a fuego lento

Paso 6 : Ya puedes servir el caldo en una escudilla o plato hondo, las verduras las sirves en otro plato con la carne

Paso 7 : Te sugiero que acompañes este platillo con aguacates partidos en cuatro, rodajas de limón y cilantro picado