El frijol negro es uno de los alimentos que nunca falta en las mesas de los hogares guatemaltecos, es ampliamente cultivado en todo el país ya que se adapta a diferentes altitudes. Asimismo, aporta muchos beneficios a la salud, entre los cuales destaca la prevención de enfermedades cardiovasculares y digestivas.

Los frijoles pueden ser consumidos solos, con arroz o como parte de una variedad de platos típicos de la gastronomía de Guatemala. Uno de las comidas que casi siempre los incluye son los desayunos, una combinación de energía y sabor que se estila servir en forma abundante.

Los desayunos chapín guatemaltecos se caracterizan por tener entre sus ingredientes huevos, frijoles y plátanos. Este platillo se prepara con huevos revueltos o fritos, puré de frijoles fritos, rebanadas de queso fresco, plátano frito, tortillas calientes; todo servido en un plato o encima de las tortillas para comerlas como si se tratara de un taco, además de acompañarse con un exquisito café.

Los frijoles son recomendados como parte de la dieta a consumir diariamente, principalmente porque son una fuente de energía y aportan muchas vitaminas y beneficios al organismo, además de tener un sabor delicioso. Otra de las recetas típicas muy apetecidas por los guatemaltecos, son los frijoles con chicharrón, un plato con mucho sabor y colorido. También tiene unos deliciosos frijoles negros volteados, un acompañamiento muy popular de tortillas, totopos, pan o arroz.

Los frijoles son uno de los ingredientes más versátiles y sencillos de preparar por lo que hay una variedad de platillos que los incorporan en su haber. Sin duda son una excelente opción para mantenerse saludable y satisfacer los gustos de sus comensales.