En Mesoamérica, Guatemala es uno de los productores de una variedad importante de chiles, siendo uno de los alimentos utilizados en su cocina. La gastronomía guatemalteca ofrece platos deliciosos elaborados a base de frijoles, tomates y hierbas aromáticas, donde se utilizan diferentes tipos de chiles de acuerdo a su gusto. Entre las variantes más utilizadas destacan el chile guaque, un tipo de pimiento picante que se cultiva principalmente en el altiplano central, tiene un aroma y sabor especial con un nivel de picor moderado; se utiliza para preparar el tradicional cherepe, un platillo típico de San Andrés de Itzapa que consiste en una combinación de diferentes tipos de carnes mezclados con salsa.

El chile pasa es otro tipo, es de color café oscuro, forma alargada y tiene una superficie brillante y arrugada. Es la versión deshidratada del chile chilaca y tiene un sabor picante y ahumado. Generalmente se utiliza para preparar salsas, moles y adobos de carnes.

El chiltepe es un chile cosechado en distintas regiones de Guatemala. Se recolecta antes de la maduración y se somete a un proceso de secado. El chile cobanero, alimento de origen maya, muy pequeño y que al madurarse adquiere un color rojo; su nivel de picor es bastante alto y se puede utilizar fresco, seco, molido o ahumado, brindando un gran sabor a los platos que lo utilizan.

Otra variante es el chile Diente de perro, nombre dado por su forma característica. Es muy pequeño, pero con un sabor bastante picante, similar al chile tabasco. Puede ser consumido fresco o seco y es ideal para la preparación de salsas o el popular recado de carne.

Es muy común encontrar variedad de chiles en zonas rurales o en huertos familiares ya que han llegado a ser cultivos de uso común en las cocinas guatemaltecas.