Las tortillas son un componente central de la alimentación en Guatemala. En cada comida se sirven tortillas calientes junto con carnes asadas o se usan para mojar en guisos o simplemente como acompañamiento de los frijoles, entre otras enmudeces.

Las tortillas son mucho más que una forma de alimentación en Guatemala. El maíz es la base de la dieta y la cultura maya. En la historia de la creación maya, se cree que el hombre se formó a partir del maíz. El mito es tal que cuando los dioses decidieron crear al hombre probaron varios medios como la madera y la arcilla; sin embargo, el maíz demostró ser el material perfecto para formar al hombre.

El maíz fue domesticado hace más de 10.000 años y es ahora la tercera planta más popular del mundo, suministrando el 20% de las calorías del mundo. El maíz es una de las pocas plantas que no se resiembra por sí misma y requiere que los humanos la planten. Los mayas también entendieron que el maíz debe ser cocinado con cal (hidróxido de calcio de grado alimenticio) para aumentar el valor nutritivo de la planta, así como para facilitar la digestión.

Las tortillas de maíz guatemaltecas no sólo son maravillosamente deliciosas y pastosas (a diferencia de las finas tortillas mexicanas), sino que a menudo son la única fuente de alimento para muchas familias rurales. Es difícil imaginar una Guatemala sin la tortilla necesaria.