Este plato es tradicional de la cocina criolla chapina, y tiene su origen en el departamento norteño de Baja Verapaz, región cuya gastronomía es uno de los principales atractivos por la variedad de comidas y bebidas típicas que ofrece y caracterizada por el uso de ingredientes frescos y autóctonos.

Las hilachas también se le conoce como la versión guatemalteca de la “ropa vieja” muy popular en otros países de Latinoamérica, donde se prepara de acuerdo a sus costumbres y sabores locales. También está receta es muy popular en España donde se elabora con los restos del cocido madrileño.

En Guatemala, este plato es muy típico, delicioso y fácil de elaborar ya que consiste en cocinar lentamente la carne de falda deshebrada en una salsa de tomatillo con un sabor ligeramente picante, a la cual se le añaden papas, ejotes tiernos y güisquil; se sirve acompañado de arroz, aguacate y tortillas. La mejor manera de disfrutarlas es mojando el arroz en la salsa, toda una delicia para chuparse los dedos.

De acuerdo a la región, en Guatemala podrá encontrar las hilachas preparadas con ingredientes variados, en algunos lugares prefieren utilizar patatas en el guiso, mientras que en otras zonas le añadirán ejotes o zanahorias. La base principal es la salsa de tomates con ese tono rojo y bien sazonado que le da esa jugosidad que consiente a su paladar.

Anímese a disfrutar de este delicioso plato lleno de sabor y tradiciones, que representa a una de las cocinas con mayor riqueza gastronómica de la región, pero que aún es tímida a la hora de darse a conocer al resto del mundo.