El cardamomo es conocido como una de las especias empleada en la cocina para aromatizar algunos platillos y se asocia generalmente con países como la India y los países árabes.

Es una semilla perfumada usada desde la antigüedad, debido a sus propiedades medicinales y aromáticas, como se menciona en las escrituras Sumerias y Ayurvédicas en la India. En antiguo Egipto para blanquear los dientes y adquirir un aliento más fresco se masticaban las semillas de cardamomo.

Según una leyenda, Semiramis, reina de los antiguos jardines Colgantes de Babilonia, acostumbraba ofrecer a sus amantes vino de cardamomo, debido a la creencia que el cardamomo era un afrodisíaco. La misma Cleopatra, para seducir a Marco Antonio, perfumaba su palacio con cardamomo.

Las plantas de cardamomo son herbáceas que crecen en zonas tropicales y subtropicales, y alcanzan la altura de 5 metros, tiene delicadas flores blancas y posee pequeñas vainas de semillas, que son el fruto de la planta, y cada uno contienen de 10 a 20 semillas negras aromáticas.

En Guatemala desde hace 107 años se ha cultivado el cardamomo como planta ornamental, y fue gracias al alemán Majus Kloeffer que introdujo el cultivo de cardamomo Hoy en día Guatemala se ha convertido en el primer proveedor del mundo de cardamomo, debido a que cultiva la variedad más cotizada.

El cardamomo como el azafrán y la vainilla, es una de las especias más costosa y apreciada. Es muy popular en el Medio Oriente, donde se utiliza para aromatizar el café, y en los platillos preparados con curry no puede faltar. Además, es una especia empleada en la perfumería.