El nombre de esta salsa proviene del náhuatl chilmolli, que significa salsa de chile. Es una salsa fresca hecha a base de tomates, cebollas y cilantro que puede ir muy bien sola o de acompañante a un buen trozo de carne asada.

Es una de las recetas básicas de la gastronomía guatemalteca, con un sabor delicioso y que se sirve como acompañante en diversos platos. Además, es un aderezo muy versátil ya que su elaboración puede variar dependiendo de los ingredientes utilizados, si bien puede ser una salsa de consistencia gruesa también puede hacerse más líquida, y si algunos la prefieren con un sabor fresco y natural, otros la disfrutan con un sabor más picante.

El chirmol, aunque es típico de la cocina guatemalteca, también se conoce en Honduras, El Salvador, México y otras regiones de América Latina. Para su elaboración se utilizan principalmente tomates frescos tostados, lo cual le añade un toque especial a la salsa, reduciendo su acidez y realzando los sabores de los diferentes condimentos que utiliza como los chiles. Si bien el chirmol no se considera como una salsa picante, se pueden utilizar en su preparación los chiles nativos guatemaltecos, como el chile cobanero ahumado o el chile chiltepe. Para disfrutar de un verdadero chirmol, se estila servirlo acompañado de chiltepes tostados para que cada comensal le agregue la dosis que prefiera.

Existe una receta que utiliza como base esta salsa, es el popular chirmol de zapatero, un plato muy consumido del departamento de Escuintla, al sur de Guatemala, elaborado principalmente con pescado zapatero, tomates, papas, pacayas, cebollas, y chiles jalapeños. Este plato tiene un sabor fresco y combina los deliciosos sabores guatemaltecos que sin duda cautivarán su paladar.